Voces /

Archivos de audio

Himno popular "Reina sonriente"

Estribillo:
Reina sonriente,
Madre del Amor,
eres, oh dulce, oh pía, oh clemente,
de la canaria gente
la torre del fervor.

Tú eres la esperanza del pueblo canario,
firme sobre el árbol de eterno verdor…
eres Tú la que vio de un santuario
de dragos y pinos nacer a Teror.

Estribillo...

Fuerte como el pino la fe nos perviva,
Virgen Capitana, Reina de la Paz;
seas Tú puerto fiel al que arriba
la nave del alma buscando tu faz.

Estribillo...

Cuando las tres Naves de inmortal memoria
necesariamente tocan nuestro mar…
Fuiste luz que alumbró nuestra historia
al ungir de aromas de pino el pilar…

Estribillo...

Cuando de rodillas caminando llegan
romeros de toda la isla a Teror,
el perdón y la dicha les entregan
tu rostro de Madre… Tus ojos de amor.

Estribillo...

Bendice, Señora, de España al destino.
Protege a Canarias y al pueblo natal;
Que el rumor y el aroma de tu pino
nos recuerden siempre tu amor maternal.

Estribillo...

Letra: Ignacio Quintana Marrero
Música: José Moya Guillén

Himno popular "Ante el solio"

Estribillo:
Ante el Solio de Luz esplendente,
donde llena de Gloria te vemos,
deja ¡Oh Madre!, que alegres cantemos,
rebosando los pechos de amor.

¡Salve, Virgen gloriosa del Pino!
del canario solaz protectora.
¡Oh mil veces bendita la hora
que pusiste tu trono en Teror!

A la bendita sombra del pino sacrosanto
junto a tu dulce manto, ¡oh Virgen Celestial!
Canarias hoy acude de júbilo inundada
al verte proclamada Patrona Principal.

Estribillo...

Con esos ojos Madre, tan llenos de ternura,
con la simpar dulzura, del rostro encantador,
mitigas nuestras penas, enjugas nuestro lloro.
Oh, Celestial Tesoro, dichoso tu Teror.

Estribillo...

Bendice desde el Pino tu Diócesis de Canarias
y escucha la plegaria que os voy a dirigir;
la fe de nuestros padres,
la fe en que nos criamos,
que nunca la perdamos ¡Oh Madre! antes morir.

Estribillo...

Letra: Canónigo D. Miguel Suárez Miranda
Música: D. B.Valle

Homilia año 2016

Homilia año 2016
..."Nuestras comunidades también participan de las lagunas de nuestra sociedad presente: individualismo, personalismo, búsqueda de lo original con menos gusto por lo común. Nosotros mismos censuramos el parroquialismo y el grupismo como obstáculos para la anhelada evangelización. Nos hace falta en lo más íntimo del corazón una espiritualidad de comunión, una fuerte conciencia de comunidad, y en la práctica exterior una potenciación constante de las estructuras de comunión, que hacen vivir a la Iglesia como familia y como instrumento de unidad y signo y germen de unión en la sociedad...."
(8 de septiembre de 2016).

Homilia año 2015

Homilia año 2015
..."Nosotros, como personas y como comunidad, tenemos que aceptar que nos falta mucho de Evangelio. También nosotros, como María, queremos dejarnos empapar por el Evangelio viviente que es Jesús, darle nuestra carne y nuestra sangre, nuestra vida, y dejar que nos transforme, nos convierta a los criterios, a las palabras y a los comportamientos evangélicos, y podamos transformar el mundo en el que vivimos en Reino de Dios...."
(8 de septiembre de 2015).

Homilia año 2014

Homilia año 2014
..."No podemos dejar de situarnos junto a los pobres, reclamando de los que más tienen y pueden, salidas a lo que se hizo mal y no todos están sufriendo igual, compartiendo lo que tenemos con ellos, y ayudándoles a encontrar salidas. No podemos dejar de salir al encuentro de los jóvenes, ese planeta social que esta pagando con la desorientación e incluso con la propia destrucción los platos que hemos roto los mayores. No podemos renunciar a la tarea educativa, ni a la transmisión de los valores y la formación en las virtudes que aprendemos de Cristo. No podemos dejar de acompañar, infundiendo ánimo y esperanza, a los matrimonios y a las familias, que no están recibiendo las ayudas que merecerían como primera célula de la sociedad, como amparo y solución de tantos problemas sociales. No podemos callar ante el drama del aborto, cadena de muerte y velo de duelo para tantas mujeres. No podemos sino repetir con María: Aquí estamos como esclavos del Señor..."
(8 de septiembre de 2014).

Homilia año 2013

Homilia año 2013
..."Los verdaderos discípulos, que acompañan a Jesús, le escuchan, le siguen, cumplen su palabra. Es la imagen de una Iglesia que sabe a quien escuchar, que trasparenta el Evangelio en los gestos, en los hechos de su vida, y por eso habla, anuncia el Evangelio, con credibilidad para ser escuchada..."
(8 de septiembre de 2013).

Homilia año 2012

Homilia año 2012
..."Desde que empezó la crisis vengo apelando directamente a los que más pueden en nuestra sociedad, porque tienen o tenemos nóminas suficientes y mucho más que suficientes, o disponen de patrimonio que puede y debe contribuir a ayudar a afrontar los efectos de la crisis económica de tantos hermanos. La crisis tiene muchísimas víctimas indefensas; pero necesita menos espectadores críticos, y más hermanos que sepan implicarse con lo propio. Tenemos el grave deber de ser solidarios y fraternales, aunque nos toque perder de nuestros bienes y de nuestros derechos."
(8 de septiembre de 2012).

Homilia año 2011

Homilia año 2011
..."Todos nosotros, pero especialmente los jóvenes, estamos viviendo una cultura de total inestabilidad, en la que no se encuentran las referencias que muestren caminos consistentes de futuro, certezas grandes y firmes, dignas de proporcionar sentido y significado a la vida. Desgraciadamente nosotros los mayores, con nuestros discursos, con nuestras decisiones y actuaciones, con nuestros ejemplos, hemos dejado a las jóvenes generaciones un mundo de referencias que no se tiene de pie."
(8 de septiembre de 2011).

Homilia año 2010

Homilia año 2010
..."lo repito con convicción y con confianza: para la Iglesia ¡ES LA HORA DE LA HUMILDAD! Y añado: por eso, y sólo por eso ¡ES LA HORA DE LA ESPERANZA! Porque la piedra de cimiento es la razón de la fortaleza del edificio. Necesitamos volver a los inicios, volver a asentar el edificio de nuestra vida, la de cada uno, y la de todos como comunidad, en la primera piedra que es Cristo."
(8 de septiembre de 2010).

Homilia año 2009

Homilia año 2009
..."El mundo hoy necesita una gran dosis de gratuidad. En la lógica de la productividad, el beneficio y la utilidad, hay mucha gente que tiene muchas razones para ser querida. Una buena cartera es una gran razón para que una persona sea querida. Rodeando a los que tienen una buena cartera, siempre hay la posibilidad de que toque algo. Un poder, una capacidad de influencia, el poder político, o el poder eclesiástico, o el poder que da el saber, la cultura. Rodeando a los que tienen o tenemos poder, siempre vemos a mucha gente, porque siempre es posible llegar a ser alguien. ¿Y a los que no tienen nada? ¿Y a los que no cuentan? ¿Y a los que no son nada? ¿Quién ama a los que no tienen ninguna razón para ser amados? ¿Quién piensa en ellos y actúa para ellos?."
(8 de septiembre de 2009).

Homilia año 2008

Homilia año 2008
..."llegamos a este encuentro con nuestra Madre y con Jesús, el Señor Resucitado, en este día de Fiesta, con al menos tres heridas, que no podemos cerrar. La de la muerte, de tantos hermanos nuestros que nos arrancó un absurdo accidente en Barajas, y que hemos ido despidiendo gota a gota, con el dolor clavado entre el silencio, la queja dolorida y la esperanza; la de la muerte, de tantos hermanos nuestros que, intentando una y otra vez llegar a nuestras costas, se pierden una y otra vez a uno o a muchos pasos de la meta y se dejan la vida en el camino."...
(8 de septiembre de 2008).

Homilia año 2007

Homilia año 2007
Homilia pronunciada por el Rvdmo. Obispo de Canarias, D. Francisco Cases Andreu, en la Eucaristía de la Festividad de la Ntra. Sra. la Virgen del Pino.
(8 de septiembre de 2007).
No disponible

El Cardenal Tarancón en las Fiestas de Pino de 1981

El Cardenal Tarancón en las Fiestas de Pino de 1981
Brevísima biografía:
Vicente Enrique y Tarancón nace en Burriana (Castellón) en 1907. Crece en el seno de una familia acomodada y profundamente religiosa. Es ordenado sacerdote en 1929. En 1933 es destinado a Madrid a la Casa del Consiliario, recién creada, donde los dirigentes de Acción Católica organizan un grupo volante de sacerdotes que viajan por todo el país. Tarancón se encuentra en este grupo de sacerdotes y en junio 1936 Tarancón viaja a Santiago de Compostela para dar unos ejercicios espirituales a un grupo de mujeres de Acción Católica. Tiene previsto volver a su pueblo pero, una casualidad le salva la vida: un sacerdote le pide que le sustituya en Tuy en unos ejercicios para sacerdotes.

Tarancón acepta y estando en Tuy estalla la guerra. Tras el golpe militar el pueblo de Tarancón queda en zona republicana y mueren asesinados dos sacerdotes familiares suyos, un tío y su primo Pedro Enrique. En 1945 Tarancón es nombrado obispo a los 38 años. Es destinado a Solsona. En esta diócesis realiza una gran labor pastoral, de la cual destacamos las 64 cartas pastorales, no todas del gusto de las autoridades franquistas ni eclesiásticas. La que más irrita de entre todas ellas es una publicada en 1950 "El pan nuestro de cada día, dánosle hoy". En ella Tarancón denuncia "la vista gorda de ciertas autoridades de segundo rango, acaparaban el trigo y conseguían, a la vez que faltase el racionamiento en zonas industriales. (…) Esto produjo un desasosiego que amenazaba en convertirse en una rebelión porque les faltaba el pan de ración, pero podían adquirir cuanto quisieran en el mercado negro, a precios inasequibles para ellos.".

La pastoral que escribió "produjo un escándalo mayúsculo pero, la Hermandad Obrera de Acción Católica manda imprimir la pastoral. Esta carta pastoral y otras de parecido tenor, aunque más leves en su contenido, le cuestan a Tarancón su enclaustramiento en Solsona, donde permanece como obispo 19 años".

En 1964 Tarancón es nombrado arzobispo de Oviedo en un momento de grandes conflictos sociales, con grandes tensiones dentro del sector minero y tensiones también entre los sacerdotes y el obispo auxiliar. Durante el año 1969 es nombrado por Pablo VI arzobispo de Toledo y primado de España. Las posiciones reformistas del cardenal van teniendo cada vez más apoyo dentro de la Conferencia Episcopal. En 1971 muere el obispo Morcillo presidente de la Conferencia Episcopal. La Santa Sede se adelanta y nombra a Tarancón administrador apostólico de Madrid-Alcalá. Un año después de este apoyo Tarancón es nombrado arzobispo de Madrid, entonces, Tarancón viaja a Roma y Pablo VI le dice: "Éste es un momento muy difícil para la Iglesia española. Usted va a ser elegido presidente de la Conferencia Episcopal (…) normalmente pronto habrá cambios importantes en España y para ese momento de la transición yo necesito un hombre de plena confianza en Madrid".

El ocho de marzo de 1972 el cardenal Tarancón es elegido presidente de la Conferencia Episcopal y en 1973 la misma institución publica un documento que 'levanta ampollas entre los sectores inmovilistas'. En la que nos encontramos frases como estas: "una misma fe cristiana puede conducir a compromisos políticos muy diferentes", "la acción a favor de la justicia (…) se nos presenta como una acción integrante de la predicción del evangelio" o "el silencio nos convertiría en cómplices de los pecados ajenos". Don Vicente Enrique y Tarancón deja la presidencia de la Conferencia Episcopal el mismo día en que se produce el golpe de Estado: el 23 de febrero de 1981. Es sustituido por el arzobispo de Oviedo monseñor Díaz Merchán. Monseñor Tarancón se jubila al cumplir los 75 años el 14 de Mayo de 1982. Con muchísimo acierto ha sido llamado el "cardenal del cambio". Muere en valencia en 1994 habiendo dejado la tarea hecha.

Es a esta grandeza y poder de Dios, la grandeza y el poder del Evangelio, a la que necesitamos convertirnos como creyentes. La grandeza y el poder de la Iglesia, de sus pastores y de sus comunidades, consiste en su capacidad real de cambiar los corazones de los hombres por el anuncio del Evangelio, el servicio generoso, el testimonio de Jesús, el Siervo entregado.